Reseña: Saints Row IV

Con la caída de THQ, el futuro de muchos juegos, como es el caso de Saints Row, era incierto. Por fortuna (para algunos), Deep Silver compró la franquicia y nos traen la cuarta entrega de la historia de los "Saints".

Al inicio, Saints Row trataba de una pandilla conocida como "los saints", que buscaba recuperar el control de su territorio y vengar a los caídos. En su segunda entrega querían glamour y fama, durante la tercera deseaban disfrutar los frutos del éxito y limpiar su nombre. Ahora, en el cuarto episodio, tú eres el presidente y debes salvarlos a todos.

Ahora entiendo a EPN

La historia es sencilla: después del trepidante final de Saints Row: The Third (si tomaste la decisión correcta), esta cuarta entrega es una secuela directa, donde, gracias a la popularidad de los hechos realizados en el título anterior y al "carisma" de nuestro patán protagonista, logramos hacernos con la presidencia de los Estados Unidos. Todo es aburrición, decisiones vanas y sencillas (como golpear camarógrafos o decidir si eliminar el hambre o el cáncer de la nación), hasta que un psicópata intergaláctico toma la casa blanca y un grupo de extraterrestres te abducen junto a todo tu gabinete.

Las personas abducidas son colocadas en vainas criogénicas y llevadas a un mundo virtual, donde deberás descubrir cómo evitar que los alienígenas acaben con la humanidad.

Así es como Saints Row IV nos adentra en una trama ligera, con altos y bajos; pero, que de alguna manera, te mantiene interesado gracias a cientos de referencias a películas de ciencia ficción como: The Matrix, Tron, Blade Runner, El Quinto Elemento, El Origen y nombre usted las que desee, ya que básicamente todas son homenajeadas en este videojuego, sobre todo The Matrix.

La parte más deficiente de la trama se da en la curva de aprendizaje del gameplay, misma que distrae del objetivo principal de la historia y nos evita seguir una trama lineal. Será muy fácil perderse.

Yo soy neo

Gracias a que la mayor parte de la historia se desarrolla dentro de "la matrix", nuestro protagonista, con ayuda de Kinsey, su aliada y ex agente del FBI, va desarrollando superpoderes, mismos que hacen la diferencia de la entrega pasada (y probablemente la única diferencia). La historia se va desarrollando tanto en el mundo virtual, como en una nave desde donde se realizan las conexiones. Muchas veces, el ir al mundo "real" nos genera más una pérdida de tiempo que una interacción fluida, habiendo misiones donde tienes que salir del mundo virtual para hablar con algún tripulante "en vivo" sin ser algo realmente necesario. Es claro que dichas mecánicas fueron implementadas para alargar el juego.

El título mantiene el mismo sistema que su antecesor; es un sandbox que te permitirá tomar cualquier vehículo, personalizarlo, obtener mejoras para el personaje mientras subes de nivel y realizas misiones primarias que te llevan por el rumbo de la historia mientras que los secundarios ayudan a desarrollar tus armas o habilidades.

Los poderes hacen especial a este juego, puesto que se van desarrollando junto con la historia, y si en Saints Row: The Third ya eras un semidiós cuando mejorabas las habilidades de salud y combate, aquí se añade lo necesario para que te conviertas en una verdadera deidad: ataques de fuego, hielo, telequinesis, trueno, control mental, supervelocidad, fuerza y saltos (que eventualmene es volar). Este crecimiento es paulatino y para poder desarrollarlo hay que gastar mucho tiempo explorando el mapa para encontrar "clusters" que te ayudarán a desarrollarte, si bien encontrarás demasiados por el mapa, el desarrollar completamente a tu personaje puede convertirse en algo muy tedioso.

Una de las diferencias con el juego anterior es el poder "hackear" las tiendas, mientras que en el pasado sólo necesitabas dinero para comprarlas. Estas tiendas, otorgarán dinero y descuentos en lo que ellas ofrecen, garage para modificar vehículos, tiendas de ropa, modificación genética, compra y mejora de armas.

Otra de las opciones extras del mapa radica en realizar actividades ya conocidas en el anterior, generar disturbios, participar en juegos sádicos, tomar un tanque o helicóptero para destrozar la ciudad, engañar a la agencia de seguros con muñecos de trapo, rupturas en el sistema que nos brindarán habilidades y una cantidad abismal de cosas por hacer, todo esto, con el pretexto de "dañar la realidad virtual" y hacernos con datos que nuestra experta en computadoras usará para ayudarnos a liberar a todos, aunque, en realidad, no son necesarios para el desarrollo de la trama.

Ahora es mucho más sencillo desplazarse por el mapa gracias a la supervelocidad y los saltos, no obstante, sigue siendo muy tedioso recorrer distancias muy largas para realizar objetivos poco atractivos.

La variedad de armas no cambia demasiado, salvo tres armas que son el violador, la arma dubstepadora y el cañón alienígena, estos, aunados a la gama de armas alienígenas (que son los mismos que las fuerzas especiales del juego anterior, sólo que con diferente skin y un rayo morado en vez de amarillo), hacen una pobre diferencia en cuanto al arsenal que manejas.



Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...

Xbox360