Reseña - Street Fighter V

Street Fighter ha sido siempre una franquicia capaz de mover sentimientos entre los fans y no tan fans de los juegos de pelea, así como las críticas alrededor del mundo. Hace unos días por fin fue lanzada su esperada quinta entrega numerada, rodeada de polémica al ser exclusiva de PS4 (en consolas) y PC. ¿Habrá sido suficiente lo que vimos para satisfacernos, o hemos terminado totalmente decepcionados? Aquí les decimos.

Y es que la decisión de Capcom fue tomada neativamente por muchos de los que querían ponerle las manos encima a Ryu y Ken en esta generación de consolas, pero que no contaban con otra que la de los rivales de Sony. No obstante, también existieron los que, al enterarse, corrieron a comprarse un PS4; grande fue su sorpresa al tener oportunidad de acceder a las fases de prueba que la desarrolladora liberó, al experimentar por primera vez el avance que los movimientos de sus estrellas habían tenido, pero sintiendo un vacío existencial que creímos sería sanado en la versión final del título. Lamentablemente esto no sucedió...

Si durante la Beta ya podíamos conocer el menú que en Street Fighter V nos da la bienvenida, muchos nos sentimos decepcionados al darnos cuenta de que este seguía igual de “muerto” y estático; de igual manera, en este encontramos dos de las grandes ausencias más resentidas de la secuela, al encontrarnos más confundidos que Vincent Vega y no localizar por ningún lado elementos tan esenciales como lo son el modo 'Arcade' (vs. CPU) y el 'Versus' contra la ya mencionada IA, simplemente estos fueron removidos de la faz de la tierra, y nos dejaron únicamente con el llamado 'Survival', la “Historia” y los enfrentamientos contra peleadores de todo el mundo, de los cuales profundizaremos más adelante.

Este Street Fighter no se siente tan mágico, como bien lo hiciera su antecesor al desplegar gráficos acompañados espléndidamente con efectos de tinta china que alegraban la vista de quien tuviera la fortuna de reproducirlo.

Ya entrando en temas jugables, Street Fighter V se despega de muchos de sus rivales, ofreciendo uno de los sistemas más robustos y balanceados que hemos visto en el género, que se ve aderezado con elementos como el V-gauge que se irá llenando mientras somos masacrados y que al ser activado nos dotará de habilidades mucho más contundentes, que en ocasiones, nos llevarán a elevarnos de una terribe derrota, hacia la vicoria más épica de nuestras vidas. De igual manera, en esta ocasión Capcom ha decidido no favorecer a los que gustan de trabar a sus rivales con combos sin fin (a la Marvel vs. Capcom) e implementando contraataques de reacción, con los cuales tendremos que esperar el momento adecuado para atacar, defender simplemente huir de una embestida; claro está, que todo esto acompañado de los ya conocidos golpes bajos, golpes medios y golpes altos, que bien podemos conocer al entrar a los Entrenamientos y así familiarizarnos nuevamente con los clásicos que vuelven y los nuevos que sorprenden. Realmente, no tenemos queja alguna con este apartado y estamos convencidos de que muchos de sus contrincantes lo tomarán muy en cuenta, ya que es prácticamente perfecto.

Por otro lado, y yendo de lleno a lo más débil de esta iteración, nos encontramos con la trama del juego, que sigue la historia de Ryu en su debate interno por no convertirse al “lado oscuro”, mientras otros, de una u otra manera se integran a su favor o estando en su contra. Conoceremos nuevos aliados, como Charlie Nash y malévolos entes que se unirán a M. Bison, como F.A.N.G., aunque eso sí, cada segmento de historia de los personajes lo podremos terminar en aproximadamente 10 minutos; estos nos son planteados en tres o cuatro enfrentamientos ultra sencillos y nos dejarán con cara de “¿qué demonios acaba de suceder?”. Eso sí, Yoshinori Ono ya nos había adelantado que la narrativa completa del juego vería la luz en el mes de junio, pero eso no es suficiente para el remedo tan aburrido que nos han presentado de lanzamiento.

Al no tener 'Arcade', Street Fighter V intenta entretenernos con una variante en la que enfrentaremos a todos los 16 personajes del catálogo, en batallas en las que nuestra barra de vida será única y deberemos reforzarnos con “power-ups” que nos descontarán puntos de nuestro marcador y con los cuales nuestra meta es alcanzar el nivel 100 para así obtener “dinero” y otros ítems, como vestuarios. Eso sí, la IA aún en la dificultad más alta es pésima y no dudo que les será bastante sencillo completarlo.

En línea encontramos la posibilidad de encarar partidas igualadas (para ascender de rango), amistosas y crear nuestras propias salas para que se nos unan extraños o amigos nuestros, ya sean de PC o del mismo PS4, que localizaremos gracias al ID que Capcom nos crea para usar específicamente aquí. Los tiempos de respuesta entre nuestro internet y la acción en pantalla no han sido tan malos, pero en ocasiones el lag infernal conseguirá que perdamos sin siquiera saber quién golpeo a quién y arruinando la experiencia totalmente. Claro que si sabemos cómo efectuar las búsquedas de rivales y nos emparejamos con gente que tenga una calidad de conexión similar, podremos jugar sin ningún tipo de inconveniente y demostrarle al mundo todo el poder de nuestros puños. Puntos extra para la opción tipo “maquinita”, misma en la que pueden retarnos en el momento que sea.

Gráficamente, esta quinta entrega opta por una apariencia 'cell-shaded' con modelos y escenarios en 3D, que lucen realmente excelentes. Existen detalles delirantes en el cabello y ropaje de todos los personajes que vemos, y las expresiones faciales al ejecutar o recibir un montón de puñetazos son excepcionales. La física en la ropa es acorde a todos los movimientos que veremos en pantalla, y ver pelear a chicas como Cammy o Laura es un verdadero deleite. Sonoramente contamos con buenos detalles de quejidos, gritos de guerra y hasta de apoyo, provenientes del público que atrás observa... O los borregos también. Las canciones en esta ocasión no nos parecieron tan relevantes, pero sí que conseguirán que las tararéen por unos instantes.

En conclusión, Street Fighter V es un digno representante del género de peleas, y un buen primer acercamiento a lo que se puede hacer en esta generación de consolas jugablemente. No obstante, las ausencias como el modo 'Arcade' o el 'Versus' contra el CPU y la Historia tan deprimente, así como el limitado róster de únicamente 16 peleadores y 10 escenarios por conocer, provocan que sigamos sintiendo un vacío en el pecho, que seguramente será llenado en los próximos meses, pero que, de momento, no nos deja sonreír ante los $1,100.00 que pagaremos por él.

Calificación:

6.8

Screens:

B

 



Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...