Reseña - Assassin's Creed: Syndicate.

Luego del “fracaso” que Assassin’s Creed: Unity representó el año pasado para fanáticos y la prensa en general, por sus inconsistencias técnicas, Ubisoft busca reconquistar el corazón de todos con esta entrega que lleva por subtítulo ‘Syndicate’. Con el mismo afán de revolucionar lo que ha venido haciendo la saga en los últimos años y explotar las capacidades técnicas de la actual generación, ¿lo habrán conseguido?

Iniciemos aclarando el entrecomillado de “fracaso” en el párrafo anterior, ya que Unity por sí solo, era un gran videojuego que impresionó por sus mecánicas jugables - mal implementadas-, las características masivas de las que se dotó a los NPC (Non Playable Characters) y las micro-transacciones que podían efectuarse y de las cuales, sin duda, se abusó totalmente. No obstante teníamos como pago un protagonista memorable (Arno Dorian), una hermosa historia de amor y una narrativa que a todos nos dejaba con ganas de más. Eso sí, Assassin’s Creed: Syndicate baja un poco sus estándares, entendiendo las limitaciones que el poco tiempo de desarrollo conlleva, y nos entrega un producto mucho más homogéneo que su antecesor.

Assassin’s Creed: Syndicate sigue la línea de esta conocida franquicia, poniendo a los gamers en una época histórica de la humanidad y en la que controlamos a un asesino en turno, aunque ahora son dos de ellos. La Londres Victoriana fue la elegida por sus desarrolladores para mostrarnos también una maravillosa transformación que poco a poco la Revolución Industrial ha estado propiciando, y en la población está totalmente dividida entre empresarios de vida acomodada y obreros cuyo nivel de vida roza la esclavitud. ¿Les suena familiar? Vaya que lo es, pero no por eso deja de ser la entrega con más novedades que hayamos tenido la oportunidad de probar… Y no, no es ninguna broma.

Ubisoft Quebec, preocupado por lo enredada y compleja historia con la que actualmente cuenta Assassin’s Creed, ha querido iniciar su paso en el desarrollo de esta IP con un guión poco arriesgado, muy sensato y por demás entretenido. De este modo presentan buenos e inmaculados momentos, identificados desde el primer minuto, y con un villano que también es presentado desde que entramos al Animus para revivir la travesía de los gemelos Jacob y Evie Frye. Tal vez Assassin’s Creed: Syndicate no va a ganar ningún premio por su impresionante narrativa, pero sus desarrolladores nos deleitan con momentos increíbles y un gancho lo suficientemente filoso para mantenernos en constante necesidad de seguir avanzando.

Todo comienza con la presentación del contexto turbio y enrarecido que se registraba en esta época. Si en Unity ya se comenzó con la temática del levantamiento popular, en clave de Revolución Francesa, en esta ocasión el nuevo telón de fondo facilita el poder exprimir el descontento de las clases más humildes para presentar variantes jugables en forma de aliados. Esa es la meta común de la familia Frye, muy influenciados los dos por la figura de su padre, pero a título individual cada uno de ellos tiene sus propios intereses. El de ella es el de recuperar un fragmento del Edén que se ha estado utilizando para realizar pruebas e inventos tecnológicos malévolos, mientras que el de él es mucho más terrenal y está principalmente centrado en montar su propia banda y hacerla crecer para devolver el control de la ciudad a su pueblo, y es que uno de los pilares que aquí vemos surge de los enfrentamiento entre pandillas por el control total de cada distrito Londinense.

De todos estos menesteres nos enteraremos nuevamente por medio de cinemáticas pre-rendereadas que gozan de un apartado técnico muy generoso y atractivo a vista de cualquiera, demostrando también lo que ha aprendido Ubisoft en otros juegos como Watch_Dogs, en donde destacaban los gestos de nuestras víctimas, y siendo totalmente remarcadas y bien implementadas durante todo Assassin’s Creed: Syndicate. Hay enlaces con entregas pasadas, como las menciones constantes hacia Edward Kenway y la testimonial presencia de Abstergo en breves vídeos ambientados en el futuro, todo esto en una historia que tardaremos en terminar, robándonos un poco más 20 horas de nuestras cortas y miserables vidas, aunque si deciden sacar cada uno de los trofeos, y buscar fragmentos, así como finalizar cada misión alternativa, gastaremos un poco más de 50 horas.

Nuevamente el género sandbox prevalece durante el desarrollo de la aventura, pero en esta ocasión se ve aderezado con elementos que lo hacen lucir aún más esplendoroso, como el uso de carretas para transportarnos, “arrancones” callejeros a lo Burnout, un GPS que nos guía hasta nuestros objetivos de manera más rápida y eficiente, y el ya conocido gancho que funge como tirolesa y con el que podremos recorrer Londres sin el tedio de ir siempre utilizando el parkour ya recurrente de la saga. Algo que poco nos ha gustado es la falta de actividades recreativas que terminen de explotar el jugo de la línea que se está siguiendo, pero vaya que las misiones secundarias que nos presentan estarán a la orden del día para mantenernos siempre con nuestra atención en la pantalla y en el control de los hermanos Frye.

Los controles de Jacob y Evie son muy similares, sin casi sentir variantes entre cada uno de ellos; inclusive su rama de crecimiento es igual, pero cada uno estará orientado a finalizar sus objetivos haciendo valía del sigilo (Evie) o de la fuerza bruta y el desastre total (Jacob). Al avanzar por este inmenso mundo, nos daremos cuenta de que en ocasiones deberemos elegir sabiamente a qué protagonista pondremos en acción, ya que esto podría representar  frustración inmensa en nuestro ser al no poder librar lo acontecido en los capítulos que al Animus nos estará proyectando. Puntos extra para las escenas en el presente, que ahora recobran su sentido de importancia que se había perdido al despedirnos de Desmond Miles.

Técnicamente, Assassin’s Creed: Syndicate es una verdader joya que parece haber sido trabajado de manera artesanal, desplegando una hermosa representación de la ciudad en la que se lleva a cabo, unas texturas increíbles y transiciones del clima bastante realistas que hasta nos harán sentir dentro del mismo. Por otro lado, la banda sonora es magnífica, acompañando cada paso que damos con melodías impresionantes y épicas que seguramente querrán descargar de iTunes en cuanto terminen cada sesión de juego. Y qué decir del doblaje del cual Ubisoft puede remarcar el gran trabajo, ya que tanto la versión original en inglés, como su labor en español latino son perfectas, con un gran cuidado en la sincronización de voces y los momentos en los que se deben ejecutar los diálogos. Pocos son los bugs que nos han tocado en las casi 20 horas de juego que tuvimos al realizar esta reseña, pero les recomendamos salvar constantemente sus avances para no terminar haciendo corajes innecesarios; eso sí, para nada se arruina la experiencia si es que les toca alguno, ya que el trabajo de los desarrolladores en esta ocasión luce mucho más pulido que con su antecesor.

Assassin’s Creed: Syndicate, sin duda, es un gran título que todo poseedor de una consola de actual generación debe probar. Su inmersiva temática y era en la que se encuentra ubicado nos pondrá ante la mejor encarnación de la franquicia desde que conocimos a Ezio en Assassin’s Creed II, y a pesar de seguir bajo la remarcada línea continuista de la saga, también se encuentra lleno de sorpresas frescas y novedosas que hacían falta para captar la atención de los jugadores nuevamente. Por otro lado, Jacob y Evie Frye son posiblemente los mejores protagonistas que hayamos visto y se convierte en un verdadero placer el poder recorrer Londres con cualquiera de los dos.

Calificación:                                                                                                                                                            Screens: 

   8.5                                                                                                                                                                       A



Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...