Reseña: Project CARS

La simulación deja de ser una ilusión con Project Cars. Sensaciones fieles y un control que te hará temer de la velocidad es algo que pocas veces podemos ver hoy en día y que es bien conseguido por Slight Mad Studios.

 Después de 4 años de trabajo arduo iniciado por la comunidad World of Mass Developtment y terminado por los desarrolladores de Need for Speed Shift ha llegado el momento de ponernos literalmente tras el volante y prepararnos para una experiencia que ha sido muy ambiciosa pero, aparentemente lo ha conseguido.

Realidad

La mecánica de juego de Project Cars es la joya que resalta con verdadera intensidad en el título y esto es alcanzado gracias a que cuenta con toda una comunidad de desarrollo, con pruebas por miles de usuarios, modificaciones y detalles que lo hacen alcanzar una experiencia muy emocionante. Estas emociones se alcanzan después de cientos de testimonios y pruebas hechas por pilotos reales que colaboraron con el título haciendo que al momento de poner tus manos en el volante, tendrás la experiencia verdadera, esto claro dependiendo del volante que poseas, pero, desde un básico Logitech Driving Force Pro hasta un Thrustmaster Ferrari 458 La experiencia es increíblemente realista. La presión que ejerce el volante (de así tenerla) te hace comprender que el control de un vehículo de carreras no se trata de girar el volante como microbusero con volante de VW sedán, te hace pensar en pequeños detalles, desde el consumo de combustible, el desgaste de los neumáticos y el daño de la carrocería. 

La experiencia con un gamepad o en el caso de la Xbox One con el control de la consola, es muy pobre y resultará muy frustrante para aquellos acostumbrados a títulos de carreras Arcade, ni siquiera siendo un experto en los títulos de Forza originales tendrías sencillo el uso del control. Para mejorar esta experiencia, podrás calibrar la sensibilidad, pero, será muy complicado encontrar un punto medio adecuado.

La personalización del título está a niveles minuciosos, detalles como la presión individual de los neumáticos, los frenos, la altitud de la suspensión y muchos detalles que, en caso de ser un jugador casual de juegos de carreras, no entenderás en lo más mínimo. Esta personalización no es referente a tuning tal cual, ya que no habrá piezas que puedan potenciar el desempeño del auto tal cual. Para explicarlo de manera sencilla: Si no sabes nada de mecánica, ni le muevas, sería como llevar tu Golf 93 al autódromo y lo único que podrías hacer para mejorar su aceleración sería quitarle el filtro (de hecho en el juego funciona, pero lastimas el rendimiento).

El modo foto nos permitirá pasar mucho momento analizando y disfrutando de hacer de la obra de arte que es el título un catálogo digno de galería profesional.

Lamentablemente si tu objetivo es recrear coches de rápido y furioso reto Tokyo, lamentablemente no encontrarás dicha personalización en Project Cars, los cambios estéticos van más orientados a simular equipos de carreras famosos y promocionar las marcas que patrocinan el juego.

El modo carrera nos llevará por una serie de contratos que podemos tomar desde lo más amateur o ya como piloto consumado, es importante destacar que al tratarse de una simulación precisa, es muy importante mantener el auto en la carretera y seguir las reglas, ya que las penalizaciones nos pueden costar todo lo que conseguimos en una gran carrera.

La inteligencia artificial está muy bien lograda, nos lleva a límites insospechados y aunque no será agresiva como para cerrarse brutalmente al punto de choque o sacarte de la pista, sí hará una carrera casi perfecta que aprovechará tus errores y procurará no cometer los propios.



Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...

PCs