Reseña - The Sims 4

Hace 14 años, Maxis descubrió la fórmula para crear una vida perfecta y le dio el nombre de The Sims. Después de tres juegos, 53 expansiones, y más de un centenar de DLCs, llega la cuarta entrega del simulador de vida

 

El paso de los años lleva a dos cosas: el aburrimiento o la superación. Para fortuna de sus desarrolladores, han creado un producto que se supera constantemente, y su última entrega es un claro ejemplo de ambición que, lamentablemente, llevó a muchos jugadores con equipos de rendimiento bajo a perdérselo; pero no más, The Sims 4 es para todos. 

Yo y mi otro yo

Curiosamente, uno de los placeres más grandes del juego es la posibilidad de crear a nuestro álter ego con todas las características que quisiéramos tener en la realidad. Esa esencia se ha mantenido desde el inicio de la saga, y en este título llega con mejoras. Lo primero que notaremos, es que los signos zodiacales desapreciaron, pero no se preocupen, no se trata de que ya no podrán crear a su Sim juguetón y amistoso de signo Piscis, o que no importará si quieren ser enojones o quejumbrosos, más bien se ha creado un abanico mayor y más exacto a la realidad de los seres humanos, únicos e impredecibles. En esta ocasión, más que estar definidos por una constelación o por un rígido comportamiento, nuestros Sims crecen, se desarrollan y viven según sus experiencias, lo cual lo hace sentirse más "como la vida real".

¿Y mis Sims?

Si son jugadores asiduos de la saga, inmediatamente notarán que faltan muchísimas cosas, pues el título básicamente se divide en actividades y el vecindario, en este último, llevaremos a cabo la vida cotidiana de nuestro Sim. De igual manera, encontraremos un menú ligeramente distinto, pero sumamente simplificado; habrá modelos de cuartos predefinidos, herramientas automáticas y un concepto minimalista en el modo construcción, por otro lado, el modo simulación se desarrolla en una interfaz amigable y fluida que podría sugerir un próximo salto a consolas. Es un claro guiño a la simplicidad que busca atraer a los nuevos jugadores, pero esto no limita la experiencia, en realidad hace muy eficaz el movimiento y mejora el tiempo que gastamos construyendo, diseñando y decorando; aunque claro, si son muy detallistas, tendrán la posibilidad de hacer todo a su gusto.

Simular o morir

Como su nombre lo indica, The Sims es una experiencia de vida simulada, y ¿qué sería de ella sin emociones, sueños o aspiraciones? Por tal motivo, busca colocarnos en un mundo más real, una simulación más detallada. En entregas pasadas, el juego daba la opción de tener un sueño de vida, pero no era posible modificarlo, ahora está permitido, justo como en la realidad. En lo que a las emociones se refiere, el título va más allá de simples berrinches o estados de ánimo, por ejemplo, si nos encontramos en un momento creativo o en una racha de inspiración, nuestras necesidades fisiológicas se verán afectadas, permitiéndonos realizarlas durante más tiempo, mientras que en el caso opuesto, momentos de frustración o tristeza requerirán más desgaste físico. "Simulación real" en su máxima expresión.

Ilan Skeri

Sin duda, una de las partes más características de The Sims durante su larga historia ha sido la música, y es que, en un juego donde algunos enfermos invierten hasta 20 horas por sesión, las melodías tienen mucho peso. Las composiciones deben cumplir con el requisito de no ser repetitivas, pero sí amenas y divertidas. Para fortuna de la saga, Skeri ha cumplido de manera magistral con dicha tarea, y no es una sorpresa, pues ha probado su valía en películas como 57 Ronin o Kick-Ass

Sims para todos

Para fortuna de todos, el título puede instalarse en básicamente cualquier equipo actual gracias al cambio en el motor gráfico (que luce más sencillo), que permite tiempos de carga reducidos y una fluidez que en Sims 3 era imposible. Podría decirse que esto se debe a que el juego ahora sólo se divide en dos y no en un pueblo completo. Otra de sus características principales ha sido la interacción social, pero no hay de qué preocuparse, no se trata de algo como The Sims en Facebook, al contrario, es una funcionalidad que permite compartir nuestras experiencias y logros con amigos desde el menú, es decir, se eligen, no son mensajes molestos o acciones en segundo plano, además, pueden desactivarse desde las opciones.

De lujo

La versión Deluxe incluye la posibilidad de armar fiestas, y aunque suene sencillo, es una actividad bastante divertida. Cuidar cada detalle, desde la comida servida, el espectáculo, los invitados, hasta las bebidas... Y todo, ¿para qué? Pues, en caso de hacer buenas fiestas, el estado de ánimo del personaje se verá incrementado, incluso recibirá donativos, premios y cosas para su hogar que sólo se pueden obtener mediante esta modalidad. Lamentablemente, si nuestros amigos no la tienen, no podremos compartir con ellos la experiencia.

The 5im5

La franquicia seguirá por mucho tiempo, a pesar de que algunos jugadores se quejan de que le falta mucho comparado con su antecesor, por ejemplo, piscinas, que ya estaban presentes desde Sims 1, pero recordemos que Maxis es el amo de las expansiones y los DLC, seguramente más adelante veremos contenido adicional que nos traerá todo lo que necesitamos para nuestros álter egos virtuales.

CALIFICACIÓN

9

Screens

B

*Los Screens son un rango entre S, A, B, C y D para sugerir qué tanto podría gustar un título a los amantes del género o saga en cuestión.

Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...

PCs