Reseña - Marvel vs. Capcom: Infinite

Ha llegado a nuestras manos una nueva entrega de la serie Marvel vs. Capcom en lo que definitivamente es un tiempo adecuado al tener la competencia de Injustice 2 y el prometedor Dragon Ball Fighter Z en el horizonte de 2018, pero ¿tendrá Capcom algo realmente bueno que ofrecer en este terreno y sobre todo con el uso de licencias que ya no le resultan tan amigables como hace 17 años?

Lo primero que podemos notar es un fuerte cambio en el apartado gráfico que nos deja de lado el cell-shading tan vistoso y acorde  a los personajes de Marvel que vimos en la entrega anterior, aclaro que no con esto quiero demeritar el Unreal Engine 4 que fue utilizado para este título, pero el trabajo con el mismo parece demasiado austero y se nota un desarrollo algo apresurado (basta con recordar el cambio realizado a Chun-Li tras la oleada de quejas por parte de los fans), los personajes se denotan inexpresivos y en algunos casos desproporcionados, lo más rescatable de este motor fue el uso de iluminación que algunos movimientos emplean haciendo que se vean espectaculares.

Tras haber sido uno de los recursos mejor empleados y con mayor trabajo desde las arcades en MvC, hoy en día tenemos una musicalización bastante simple y que no logra transmitir aquel sentido de fluidez que en más de una ocasión, nos hacía buscar la referencia del soundtrack. Esta situación la vemos desde la pantalla de inicio y se traslada hasta la secuencia de créditos que veremos al completar los modos de historia y arcade.

El gameplay es donde más dudas me ha dejado el título, específicamente porque es accesible y podremos realizar combos de forma prácticamente automática con el uso de un solo botón, esto permite que podamos poner a los hijos, sobrinos o a la novia al control y darnos una buena batalla, aunque no sepan en realidad lo que están haciendo. La serie se ha caracterizado por premiar a la mano privilegiada con combos espectaculares que hacen uso de ‘hypercombos’ y asistencias, para nuestra tranquilidad eso sigue, pero el ojo y mano precisa, notará cierto desbalance en bastantes secuencias de movimientos.

En lo competitivo habrá que ver cómo le va a Infinite, ya que hay demasiado trabajo en materia de balances y más de uno se percatará al tomar el control en manos por las primeras horas. El principal problema con el que un servidor se encontró radica en el cambio de personajes y uso de asistencias, ya que la costumbre de interacciones rápidas y extremadamente precisas se vieron entorpecidas al tener un personaje que tarda una eternidad en salir del campo de batalla y asistencias que más bien son continuidad en lugar de impactos agregados a los combos.

El modo historia que trae este título se ve genial en el papel, pero resulta terriblemente forzada en su ejecución. Ya sabemos que Ultron y Sigma prácticamente comparten ideologías y eso es el punto más fuerte de la historia, veremos a Jedah tomar una buena participación y bastante adecuada para darle tela de donde cortar a las peleas, que cabe destacar son con personajes asignados según el progreso de la misma, pero cuando vamos a los papeles de los héroes es donde la reflexión llega: ¿Es necesaria una historia en un juego de peleas?

Acostumbrados a concluir los famosos modos de arcade y ver un satisfactorio final con cada personaje; en esta entrega no tenemos ese aliciente. Por lo que el final del modo historia será todo lo que veremos.

 


Resulta más que evidente ver los diseños basados en las recientes películas del MCU y que entusiasmará a más de uno que se sentirá feliz de llegar a echar una reta con Hulk después de ver Thor: Ragnarok, esto último está bien y supongo que funciona para parte de la estética del juego, pero el roster de personajes es el que sufre más con este concepto comercial.

Eso sí, olvídate por completo de jugar con cualquier X-Men o personaje ajeno a las licencias Disney. Habiendo fans de los Wolverine o Magneto que se encontraban disponibles desde las viejas arcades de Marvel Super Heroes, esta nueva entrega se siente como llegar a casa y encontrar que les quitaron una mesa y solo dejaron las sillas. Tendremos que ver cómo maneja Capcom las peticiones futuras de fans y qué tan flexible se vuelve Disney al respecto, al final el uso de los personajes es lo que hacía atractivo al título y siendo 30 personajes actualmente con respecto a 56 en la entrega de MvC 2 y 48 de MvC 3, no podemos dejar de sentirnos preocupados por el uso de la práctica del DLC y las inevitables ediciones ‘Ultimate’.


Definitivamente estamos ante el eslabón más débil que ha presentado Capcom en la serie Marvel vs Capcom, pero aún así habrá quien le dé una oportunidad al título y genere cierto apego al mismo, especialmente aquellos nuevos jugadores que apenas estén llegando a la saga y se encuentren atraídos por el diseño tan apegado al MCU (jamás perdonaremos este Hawkeye). El producto final se siente bien para una expo que este presentando un amplio avance del título o incluso un lanzamiento a la "Metal Gear Solid V: Ground Zeroes", pero éste al final se siente como un trabajo incompleto en la mayoría de sus apartados. Queda esperar que no sea anunciada una versión Ultimate o que Capcom defienda el título con actualizaciones gratuitas, pero por lo pronto ya tenemos algunos skins y personajes en las respectivas tiendas digitales.

Si eres fan asiduo créeme que deberás refugiarte en MvC 2 o 3 hasta que este producto sea corregido y aumentado por Capcom. Si por el contrario buscas algo casual y no tienes gran expectativa por el título puedes entrarle ya que en lo general no está tan mal y más si es la primera vez que le das oportunidad a la serie o bien si tienes pequeños en casa que estarán felices de hacer magia con dos o tres botones con sus personajes favoritos del Marvel Cinematic Universe.

 

El contrapunto de Folken

Contras:

Modelados de los personajes disparejos

Por una parte, están los de buen diseño y bastante detallados que demuestran el buen hacer de los desarrolladores (Gamora, el renovado aspecto de Thanos, Monster Hunter) por otro lado, hay algunos que desentonan con el resto y parecen hechos a medias y da la impresión de que solo fue por cumplir, sobre todo en las cinemáticas (Captain America, Dante -parece que está bizco-, Spider-Man).

Un roster menor a entregas previas y en su mayoría repetido

MvC2 contó con 56 personajes, MvC3U terminó con 38 y MvC:I cuenta con 30 hasta ahora, solo MvC (y anteriores) tuvieron menos que este último y tomando en cuenta que varios son repetidos te deja con un sabor agridulce ya que normalmente uno espera ver el roster crecer cuando se trata de la misma saga de videojuegos de lucha.

Aquí el tema también viene de la mano con el universo cinematográfico de Marvel, ya que al no contar con los derechos oficiales de los X-Men, decidieron dejarlos de lado para no promocionar algo que no les redituará en taquillas, caso contrario a Spider-Man que como sabemos, ya llegó a un acuerdo con Sony.

Políticas de DLC cuestionables

Si bien Capcom es conocido por sacar revisiones de sus juegos de lucha cada cierto tiempo y con Street Fighter V, nos han ido "entrenando" sobre su método de vender personajes. El ofrecer seis personajes como contenido descargable y presentar gameplay de ellos inmediatamente después de lanzar el juego nos deja con más ganas de quererlos en el juego de serie, aunque con el tiempo sabemos que esto subsanará el detalle anterior del número de personajes a cambio de más dinero.

Modo historia simplón

Aquí Capcom repite lo mismo que con SFV, un modo que solo te sirve para ver cinemáticas y que te puedes pasar más del 60% de forma muy fácil, mero trámite para conocer a los personajes, pero donde la verdadera curva de aprendizaje comienza es el modo arcade, las misiones o en los combates en linea.

Pros:

Gameplay con nuevas y viejas mecánicas

MvC:Infinite revive viejas técnicas y las potencia con nuevos acercamientos a la hora de jugar. Por ejemplo, deja el sistema de 3v3 y regresa a sus orígenes de 2v2, pero sin quitar la acción frenética que tenían las partidas al elegir tu trío favorito.

El sistema de tags se vuelve más dinámico y te permite salvar a tu otro personaje (casi en cualquier momento) antes de te que den la paliza de tu vida, poniéndote más alerta y también a tu oponente a la hora de defender y atacar respectivamente.

Pese a todo lo que uno se podría quejar de MvC:Infinite, lo cierto es que el juego tiene un gameplay bastante divertido, sí, hay combos automáticos y movimientos más fáciles por default para que los jugadores casuales se puedan incorporar de forma más rápida, pero eso en cierta medida estaba incluido en anteriores juegos como el primer MvC que tenía el Easy Mode y Manual Mode al seleccionar personajes por dar un ejemplo.

No más infinitos (aún)

Si alguna vez llegaron a ver torneos o videos con matches de MvC3U, se habrán dado cuenta que los pro-players no tardaron casi nada en descubrir la manera de efectuar combos infinitos con la mayoría de los personajes disponibles, asegurando una masacre con el primer golpe asestado, bueno aquí no hay combos infinitos y aunque existieran, el juego implementa mecánicas para evitarlos en mayor manera, como los tags que mencionamos antes y que se pueden hacer a gusto, el damage scaling mejorado que se traduce en una menor perdida de tu barra de vida el ser golpeado muchas veces de forma consecutiva y que en MvC3U parecía estar de adorno.

Vivan las Infinity Gems/Stones

Ya sea que les guste el nombre que reciben en los comics o en los demás medios, el uso de las gemas le agrega un componente extra a la manera de jugar MvC:Infinite, solo que esta vez funcionan mejor que en Marvel Super Heroes, porque aquí solo puedes elegir una de forma "permanente" y no puedes obtener otra durante el match, pero se puede activar varias veces en la contienda y que ayuda a desplegar tácticas y combos de lo más variados, como mantener a tu oponente en un espacio determinado con la Space Stone para que no se le ocurra escapar o revivir a un compañero caído con la Reality Stone, podría decirse que hay posibilidades casi "infinitas" para cada persona de acuerdo a su estilo de juego.

Mi conclusión es que Marvel vs Capcom: Infinite es un juego entretenido que pese a tener carencias en el apartado visual (caso parecido a KoFXIV, otro título que sufrió por sus gráficos), te da un buen rato de diversión.

Calificación: 78

Screens: B

 



Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...