Reseña - Yo Soy Simón

A veces la vida puede ser muy difícil, pero puede serlo más cuando hay un secreto demasiado grande, como el hecho de ser gay y no poder contárselo al mundo, situación por la cual pasa Simón y está dispuesto a contarnos su historia.

Love, Simon, o como lo tradujeron fielmente para nuestro territorio, “Yo Soy Simón”, es una película basada en la novela de Becky Albertalli, “Simon vs. the Homo Sapiens Agenda”, y es dirigida por Greg Berlanti. Para ser honesto, cuando en la publicidad de la película resaltaba que era de los productores responsables de “Bajo la misma estrella” (Josh Boone, 2014), me  predispuse a que iba a ser una película de chantaje emocional pero utilizando la excusa de un muchacho gay para sentir lástima pero, afortunadamente, me llevé una grata sorpresa. 

Simón (Interpretado por Nick Robinson) es un chico común y corriente, con una familia y amigos que lo estiman. Es estudiante de preparatoria y con un gran secreto, esto dicho por él mismo desde el inicio de la película, por lo que aquí debo mencionar que su vida es un cliché de la vida perfecta de un adolescente estadounidense, desde los suburbios hasta la misma escuela que le da un aire a película de los años 80 o 90, por lo que es más que obvio que se trata de un drama juvenil de la búsqueda de amor. 

Por suerte, a pesar de esto, la película no se maneja del todo mal y cuenta la vida de Simón de manera divertida, pues aunque tiene el gran peso de no poder ser abiertamente cómo es en realidad, este aspecto es manejado muy normal. Pero antes de seguir avanzando, ¿de qué va la película? Bueno, Simón un día lee en un blog que un miembro de su escuela es gay, solo que no menciona abiertamente quién es, más allá de un seudónimo, por lo que decide mandarle un correo para tener con quién hablar sobre su situación.  

El problema empieza cuando Simón y Blue, (el susodicho anónimo), entablan una amistad  por correo electrónico y estas conversaciones son descubiertas por alguien más, quien chantajea a Simón con mostrar su relación en el blog, revelando también su homosexualidad si no le ayuda a salir con una de sus amigas, (ok, si hay chantaje, pero al menos es al protagonista y no a uno como espectador). 

Y sí, si han visto tramas similares, ya sabrán cómo va a avanzar  la historia y lo que va a pasar llegando a un punto crítico de quiebre; sin embargo, hay algo que me gustó cómo fue manejado, que fue la identidad de Blue, pues siendo que Simón es un joven enamorado de un descocido, trata de encontrarlo asociando las palabras claves de Blue, por lo que, cuando finalmente es revelado y sin afán de hacerles un gran spoiler, es un momento agradable y emocional. 

De hecho, algo en lo que se sostiene fuertemente esta película, es en sus personajes, pues son bastante carismáticos y es divertido verlos interactuar con Simón, incluyendo a su familia, que interactuarán poco pero también se llevan varios momentos memorablemente divertidos, aunque claro, también hay un par de personajes que se llevan los momentos incomodos de la película y que dan mucha pena ajena, que no se ustedes, pero para mí es doloroso de ver y aunque algunas veces es justificable, otras podrían haberse brincado fácilmente, pero este es un problema muy personal. 

La música por su parte es muy contrastante, pero en el buen sentido de la palabra; es amena y muy alegre, resaltando la movida vida que tiene Simón, sin embargo, esos momentos de presión, desilusión y depresión, son bien ambientados, metiéndonos en las emociones que está sintiendo. 

Por supuesto, lleva un mensaje fuerte sobre un adolescente que es gay y que no lo puede expresar, que cree que debe esconderse y disimular por lo que los demás puedan pensar de él, usando su preferencia para contar una historia y no solo para usarlo como una excusa de gancho emocional y comercial, no está lleno de frases de papelería, sólo un montón de situaciones divertidas y que sacan más de una carcajada sincera. 

Como mencioné, “Yo soy Simón” es una película llena de clichés y es bastante básica, pero no por ello deja de ser muy entretenida y divertida, incluso el punto de quiebre está bien representado y aunque es un momento fuerte, se siente natural, por desgracia no se siente del todo real al ser una representación mágica que se ve en una serie televisiva, o en este caso, una película estadounidense en todo su esplendor. No es una obra maestra, pero si buscas una película divertida y ligera, recomendaría que le des una oportunidad. 

 

Calificación:

4/5

Screens:

A

 

 

Título original: Love, Simon
Año: 2018
País:  Estados Unidos
Director: Greg Berlanti
Elenco: Nick Robinson, Katherine Langford, Alexandra Shipp, Jorge Lendeborg Jr, Logan Miller, Josh Duhamel, Jennifer Garner, Talitha Eliana Bateman, Keiynan Lonsdale, Joey Pollari, Miles Heizer

 

 



Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...