Reseña - Asesinato en el Expreso de Oriente

¿Qué ocurriría si en medio de un viaje nos topáramos con un asesinato? ¿Qué ocurriría si el asesino aún se encontrara entre los pasajeros? ¿Qué ocurriría si nos señalaran como uno de los sospechosos de dicho acto? Agatha Christie, una de las más importantes escritoras de novela negra, nos plantea estas dudas en Asesinato en el Expreso de Oriente, obra ahora adaptada a la pantalla grande que nos envuelve de misterio desde el inicio.

Hablar de cine negro, ese cine de misterios policiales, asesinatos y teorías sobre quién es el asesino es complicado porque el poder crear una atmósfera que logre mantener la tensión necesaria es bastante difícil en el cine, mas con Asesinato en el Expreso de Oriente se logra formar ese elemento gracias a la dirección de Kenneth Branagh y la historia de la renombrada escritora inglesa Agatha Christie, dándonos una película que nos mantiene pensando en quién es el asesino de principio a fin.

Asesinato en el Expreso de Oriente es una película que nos habla sobre cómo un hombre es apuñalado en su camarote en medio de un viaje que hace un grupo de personas sobre un prestigioso tren, lo que nos da un escenario donde es virtualmente imposible que el homicida se pueda dar a la fuga, por lo que deja como sospechosos a los pasajeros de dicho tren, entre ellos se encuentra el detective Hercules Poirot encarnado por Kenneth Branagh, quien también es director de la película. El casting es resaltable porque en ella participan actores como Johnny Depp, Willem Dafoe, Penélope Cruz, Michelle Pfeiffer, Judi Dench entre otros intérpretes de gran calidad histriónica.

Esta película tiene un lenguaje muy particular, desde la parte visual hasta su música, y viendo lo visual tenemos que la fotografía es extremadamente arriesgada porque no se conforma con mostrarnos tomas comunes como una toma sobre el hombro de un actor o aquellas donde tenemos planos abiertos y vemos todo lo que hay en escena sino que deja que se desarrollen secuencias enteras en tomas cenitales, vemos cómo una parte importante de la historia, diálogos relevantes, se lleva a cabo con esta vista aérea, los vemos desde arriba a los actores, vemos las dimensiones de su espacio, es como si los espiáramos en un momento muy crucial del filme, sino que hace este tipo de tomas una clase de recurso para enfatizar momentos relevantes, pequeños sucesos que pasarían desapercibidos de alguna otra forma, y esto le da un ritmo diferente a lo que vemos en pantalla.

Ciertamente la fotografía es muy buena, y la colorimetría de la película lo es también porque nos maneja tonos muy específicos para los actores y cuando la escena se centra en alguno en particular lo demás pareciera desdibujarse para que resalte la persona en la que nos tenemos que enfocar, y aunando la música que llega a ser un acompañamiento nos guía en todo momento para no perder ningún detalle. En general los aspectos técnicos son bien llevados, y nos ayuda mucho a que la historia se sienta orgánica, no forzada y que los histriones puedan crecer en pantalla a pesar de la gran cantidad que participan en todo el largometraje.

Ahora bien, la historia es en realidad algo demasiado conocido porque está basada en un libro escrito por Agatha Christie en 1934 y en 1974 y el 2001 ya había sido adaptado para el cine por lo que para muchos no es algo novedoso ni que proponga algo nuevo; sin embargo la forma en que Kenneth Branagh conduce la película es rescatable porque desde un inicio nos crea un sentimiento de intriga con una ligereza que no se ve comúnmente en el cine negro, ya que lo que vemos en pantalla es un suceso serio pero relajado, quizá un poco similar a lo que podemos apreciar en filmes como El Gran Hotel Budapest de Wes Anderson o Underground de Emir Kusturica, donde los eventos son fuertes pero el manejo es muy tranquilo y no nos satura con preocupación de más, sino que esa tensión, y en el caso de Asesinato en el Expreso de Occidente, se distribuye bien y nos deja estar conjeturando teorías de quién es el culpable, y cuáles podrían ser sus motivos, porque con todas las pistas, sucesos y ritmo de la película es imposible que no vayamos creando hipótesis de quién es el culpable cual juego de mesa, y llega el punto donde a pesar de conocer la historia uno se adentra en lo que pasa en pantalla, y logra el objetivo de ser un filme negro lleno de drama, tensión y un detective que en ocasiones parecería sobrepasado por ese hecho.

Para todos aquellos que no conocen de qué trata Murder on the Orient Express y desconocen la obra de Agatha Christie esta es una buena forma de acercarse a ese mundo de novelas policiales, y si ya saben o han visto las adaptaciones pasadas dénle la oportunidad a esta película, que si bien no es un producto perfecto ya que en ocasiones ciertos actores parecen carentes de sentimiento, como es el caso de Johnny Depp -que hace un tiempo pareciera dejó de actuar al nivel que nos tenía acostumbrados- o quizá se puede sentir saturado por el poco tiempo que dura y que se buscó meter la mayor parte de los elementos de la obra original en tan poco tiempo, sí les dejará la sensación de querer conocer un poco más de este tipo de películas o novelas, y seguramente les dará tema sobre cómo hubieran resuelto el asesinato. Así que dígannos qué les ha parecido la película y qué cosas no les agradaron.

Calificación: 4/5

Screens: B




Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...