Reseña - 1974: La Posesión de Altair

Found Footage a la mexicana, 1974: La Posesión de Altair pretende reivindicar al cine de terror en México, ¿lo logra?

Seamos sinceros: si de por sí el cine mexicano actual no es muy popular, salvo algunas excepciones cuestionables como Nosotros los Nobles, ¿Qué Culpa Tiene el Niño? y demás cintas que no sabemos por qué tienen una mayor distribución, el cine de horror y/o terror en nuestro país es uno de los géneros más marginados y criticados, ya sea por la trama, efectos y/o actuaciones. 

Ante el panorama actual, surgen propuestas interesantes e independientes, pero con muy poca distribución, sobre todo si no cuentan con nombres reconocidos entre sus actores. Sin embargo, existen festivales como Macabro, Feratum y Mórbido (entre otros) que rescatan estos proyectos y le dan la oportunidad al espectador de salir de lo convencional. Justamente en el Mórbido del año pasado fue donde se dio a conocer 1974, o lo que hoy encontramos en cartelera como 1974: La Posesión de Altair.

La historia está ambientada en la década de los 70 y filmada en Super 8, ya saben, para ambientarla y ponernos nostálgicos. Así conocemos a Altair (Diana Bovio), una dulce profesora que está casada con Manuel (Rolando Breme) y con quien vive en una casa enorme y, al parecer, alejada de toda muestra de civilización (más que cuando hacen la pachanga loca).

El caso es que un día, Altair empieza a tener sueños raros a los que no les encuentra una explicación, además de que empiezan a suceder cosas paranormals. A partir de ahí empieza su transformación en algo que su marido desconoce, por lo cual le pide ayuda a la hermana de su mujer, Tere (Blanca Alarcón) y de su cuate Callahan (Guillermo Callahan). Con ellos descubre que lo que le pasa a su esposa es algo que tiene que ver con el pasado (trágico) de ella. 

Víctor Dryere, director de la cinta, indica que el motivo por el cual se grabó en Super 8 fue por la calidad de imagen, que proporcionaba un ambiente tétrico y macabro. ¿Funciona? Sí, pero tiene sus detalles. Como buen found footage cumple, sin embargo para los más puristas del género, tal vez la edición del sonido junto a las música los puede sacar de ambiente. 

Otra de las cosas relevantes del filme es que funciona más como un tributo a la década de los 70 y a los filmes de aquella época que como una idea innovadora. Vamos, no aporta nada nuevo al género y algunas veces se sienten huecos en el guion.

La Posesión de Altair es un filme que cumple su función de entretener, gracias a unas actuaciones naturales, el Super 8 y, sobre todo, con ese final que nos recuerda a un corto de la antología V/H/S, sin embargo, no es ninguna joya del cine de terror mexicano. Es un buen rato con toques de horror, una idea que se desenvuelve sencillamente y que contiene alguno que otro jump scare.

Calificación: 3/5

Screens: B

Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...