Reseña - Hambre de Poder

Las hamburguesas más famosas de todos los tiempos tienen una historia dramática detrás y en Hambre de Poder nos la cuentan. 

Todo comienza con una idea; ésta puede ser simple o muy compleja y, con el tiempo, se ve si funciona o no. El problema, algunas veces, es que no se ve el potencial que puede tener y termina siendo algo más que el montón. Dicho esto, algo así es lo que nos narra John Lee Hancock en Hambre de Poder (The Founder). 

En la cinta conocemos a Ray Kroc (Michael Keaton), un vendedor de máquinas para hacer batidos que va de puerta en puerta de cada restaurante de la época (hablamos de la década de los 50) sin mucho éxito, hasta que un buen día descubre el negocio de Dick y Mac McDonald (Nick Offerman y John CarrollLynch, respectivamente), quienes han reinventado la manera de hacer hamburguesas y brindan un servicio único, algo que llama la atención del protagonista y una oportunidad que no dejará pasar. 

Así es como se une al negocio y ve más allá de lo que los hermanos McDonald desean. Su ambición lo hace ir por más y traicionar, de cierta manera, los ideales de la empresa y meterse en un rollo legal con los hermanos. Una trama sencilla y directa, que se apoya en la actuación de Keaton para llegar al espectador y resulta ser un odioso pero carismático personaje; es fácil verse reflejado en él, de cierta manera, ya que es un hombre con sueños de grandeza, al cual no le gusta una vida conformista o, peor aún, la vida de un perdedor. 

Ray Kroc puede parecer el antagonista por excelencia, o no. La manera en que esta biopic está contada te hace ver que en la vida no existen negros y blancos, sino matices. Es el personaje perfecto que provoca en ti el conflicto de saber si es de tu agrado o no. Si es un maldito aprovechados sin escrúpulos o los demás no supieron ver sus opciones. Te mete en un dilema moral, lo amas y lo odias al mismo tiempo y justo eso es el encanto del filme de John Lee Hancock. 

Asimismo, Hambre de Poder nos muestra el lado más oscuro del "sueño americano". El guion, a cargo de Robert Siegel, nos muestra la vida americana que empieza a experimentar con transiciones, como lo es un restaurante de comida rápida como McDonald's. A su vez, nos muestra el matrimonio fallido que intenta sobrevivir a la ambición, sin embargo, Laura Dern en su personaje de la esposa de Kroc, Ethel, queda ensombrecida por su pareja en la trama, aunque cabe destacar que esto ocurre con todos los personajes, salvo por algunos momentos que tienen los hermanos McDonald. 

Al final, The Founder podrá dejar a algunos con un sentimiento semi-amargo y ese, además de Keaton en el rol principal, es uno de los mayores logros del filme. Pero que no se piense que por esa oscura experiencia de ambición, traición y poder, la cinta no es disfrutable, al contrario, tal vez esa manera tan negra de presentar los hechos es el atractivo. 

Calificación: 4/5 

Screens: A



Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...