El Sexo en los Videojuegos y Entretenimiento Digital

Bajo la suposición de que estamos tan expuestos al sexo, ¿Por qué existe tanta polémica cuando hay figuras desnudas en un videojuego? ¿Es válida esa reacción por parte de la prensa? ¿Estamos listos para el sexo en los videojuegos?

 

Sexo. Una palabra incitante, cautivadora, muchas veces prohibida pero que a todos nos hace voltear la mirada. El sexo es parte de nuestra vida diaria: está presente cuando vemos Game of Thrones, al jugar un RPG, en el puesto de revistas, en la televisión… ¡Y no me digas que no empezaste a leer porque sí! Bajo la suposición de que estamos tan expuestos al sexo, ¿Por qué existe tanta polémica cuando hay figuras desnudas en un videojuego? ¿Es válida esa reacción por parte de la prensa? ¿Estamos listos para el sexo en los videojuegos?

 

Eres un pervertido

Quizá alguna vez alguien te llamó así al mirar tu pantalla y ver a Bayonetta con su sensual báculo, o te habrán dicho que Lara Croft (generación pasada) “es una exageración.”  Habiendo empezado de esta forma, sé que muchos nos habríamos sentido algo ofendidos o desconcertados. Estamos tan expuestos al sexo en todas partes que simplemente me sorprende que los medios se sigan quejando de algo como las Romance Cards en The Witcher o con algo de fan service en Metal Gear.  En este lado del mundo nos cuesta todavía aceptar que la sexualidad es algo innato en nosotros y no tendría por qué restringirse, en la mayoría de los casos.

 

Quiero sexo en mi videojuego

La industria de los videojuegos ha catalogado a títulos como Mass Effect de “mostrar desnudez total y sexo virtual”. A la salida de la primera parte de la saga, en países como Estados Unidos hubo programas televisivos en los cuales se dedicó un panel especial para atacar al juego, incluso renombraron al Xbox como “SeXbox.” En aquella ocasión, Geoff Keighley –integrante del sitio Gametrailers- fue el representante de los videojugadores. Algunas líneas del diálogo fueron las siguientes:

-Presentador: ¿Quién puede defender, que algo como Luke Skywalker conoce a Debbie Does Dallas es algo bueno? Porque no lo es. Y definitivamente no permitiría que Mass Effect entrara a mi casa…

-Geoff: Ustedes han mencionado que el juego contiene desnudez explícita y eso es algo completamente incorrecto. Sólo podemos ver el perfil del seno de una mujer alien, es sólo una pequeñísima parte del juego y que no dura más de 2 minutos, 2 minutos de una experiencia que tiene más de 30 horas de duración. De hecho puedes completar todo el juego sin tener ningún tipo de experiencia sexual.

¿Importó todo el diálogo? Sí. Lo que quiero mostrarles, es que muchas personas creen que un “videojuego” por el simple hecho de contener la palabra “juego” en su composición no debe ofrecernos sexo o temas de tal índole. Y eso, para nosotros como usuarios, creo que debería hacernos reflexionar: somos libres y conscientes de poder tener una experiencia sexual en un videojuego, así como de negarnos a ello también.

 

La ESRB y su clasificación

La Entertainment Software Rating Board, o Junta de Clasificación de Software de Entretenimiento es un sistema a través del cual se busca la restricción o apertura de contenidos conforme a estándares de edad desde el año 1994. Por ejemplo, se considera que un niño de 8 o 10 años no debería estar expuesto a la violencia de God of War o los temas “adultos” de Dragon Age. Lo que quisiera resaltar en este sistema, es que la etiqueta que reciben los juegos con un contenido maduro no es precisamente la de “M” (Mature) sino la de Adults Only” y que muy pocas veces en la historia del entretenimiento digital se ha dado.

Y no se ha dado por razones de las que habría que enorgullecerse: la clasificación suele darse a juegos con tramas muy explícitas y que han causado más oposición en la sociedad que aceptación. Sé bien que hay tramas con situaciones muy viscerales, que quizá no necesitan de una historia demasiado elaborada porque ese es precisamente su objetivo. Pero regresamos a ese punto: la mayoría de las personas que critican de esta forma a los videojuegos, es porque su concepto es erróneo y ambiguo. Al final del día, es uno mismo quien decide jugar o no.

Los padres de los niños que quieran adentrarse en el entretenimiento de consolas o juego en PC, deben estar conscientes de lo que le compran a sus hijos; no se puede culpar a una industria por estar desinformado. Se debe tener una responsabilidad como comprador y no sólo decir que Mass Effect volverá a tu hijo en homosexual o a tu hija en lesbiana.” Que por cierto, hay un detalle muy interesante de esto en Dragon Age: Origins, un trofeo/logro por una escena homosexual.

 

 

¡Un Brujo! ¡Escondan a sus mujeres!

The Witcher es una saga de videojuegos RPG llevada a nuestras pantallas por CD Projekt Red Studio y se encuentra basada en la obra “The Last Wish”, autoría de Andrzej Sapowski.  Si no lo has jugado, hazlo. La primera parte del título homónimo fue lanzada en 2007 y causó gran polémica debido a muchos aspectos en el juego:

  • ·       El gran énfasis de poder tener una relación sexual con casi todos los personajes femeninos.  El protagonista, Geralt de Rivia, puede elegir entre tener un encuentro sexual o no con algunas, ninguna o cada una de ellas. Sin embargo, esto afectará de manera gradual el curso de la historia.
  • ·         Geralt, a pesar de ser un brujo con poderes extraordinarios, es estéril. No obstante, él es inmune a las enfermedades. Su esterilidad puede tomarse como un “pago” a todo ese poder con el que cuenta.
  • ·         Triss Merigold es un personaje con mucha importancia en The Witcher, y tal como Geralt, no puede tenerlo todo: a cambio de su poder, ella es infértil.
  • ·    Las Romance Cards (o Tarjetas Románticas), que son membretes que Geralt recibía al terminar sus encuentros sexuales. Éstas causaron tal polémica, que fueron censuradas en muchas partes del mundo. Se les hizo ver como un trofeo a la promiscuidad de Geralt y que el juego era “pornografía barata”.

                                                          

 

Personalmente encuentro estas declaraciones incongruentes, The Witcher es un gran juego que todos deberíamos experimentar. Las tarjetas son sensuales y hermosamente logradas, además de que es uno quien decide tener esos encuentros o no. Son una forma atractiva y alterna de lograr algo incitante, la sexualidad puede abarcar muchas formas y queremos que los creadores también nos ofrezcan este tipo de opciones. Tanto así, que cuando las ediciones censuradas fueron lanzadas, de inmediato fanáticos realizaron un mod para poder ver las tarjetas como se debía. Hasta puedo incluir que yo le regalé a mi novio la versión sin censura.

Además, Triss estuvo en la portada de la revista Playboy en su versión polaca.

 

El sexo por el sexo: Catherine, God of War y más

Se ha comprobado que mientras mayor exposición tengamos a los videojuegos, aumenta su efecto social y psicológico en nosotros. Tristemente, los críticos sólo suelen enfocarse en el aspecto negativo de este tipo de entretenimiento, omiten que es una herramienta de aprendizaje, de estimulación a la creatividad, que promueven la empatía, en fin. Por lo tanto, ¿debemos defender al sexo por el simple hecho de ser sexo? Yo misma encuentro vertientes en la respuesta:

·         Si te expones a mayor contenido sexual, eres más propenso a pensar más en sexo, y

·         Son teorías que no aplican a todos nosotros.

El sexo como tal en un videojuego puede tener muchas funciones, puede ser representado de manera figurativa. En The Sims, por ejemplo, ves a tus personajes debajo de las sabanitas, moviéndose de un lado a otro de la cama y puros corazoncitos salen de ahí. ¿Alguien se alarmó? No. O en Catherine –que fue uno de los juegos que más se me mencionaron por su parte- cuando uno de los  jefes es un trasero, la innumerable cantidad de veces que Vincent se deja llevar por sus instintos y tiene sexo con ella. ¿Qué pasó? Muchos se alarmaron porque ese tipo de juegos no suelen llegar a Occidente, cuando en países como Japón son tan normales como que Dragon Ball allá no es una serie para niños.

 

 

Todo esto para que al final, en Catherine realmente nunca veas algo explícito, es un juego incitante, coqueto, divertido. Es otro buen ejemplo de la implementación del sexo en una trama, una trama que el mismo jugador construye en base a sus decisiones morales: ¿me dejo llevar por lo que sé que es socialmente correcto o le doy entrada a mis deseos?

Recordemos otros momentos sexuales como el de Kratos y sus mini juegos de QTE: es un detalle pícaro y funcionó. Algunos lo tacharon de hacer ver a las mujeres como mero objeto sexual, pero comparado a los 3 minutos que dura esa parte a las 7 horas del juego completo, todos prefirieron las batallas que libraba contra los dioses, titanes y bestias de la mitología.

 

GTA siempre en la mira pública

En Grand Theft Auto: San Andreas no olvidemos uno de los momentos más polémicos en la historia de los videojuegos: de manera aparentemente oculta, en el título se encontraban situaciones de darle placer sexual todas tus novias. En unas partes del mundo ni siquiera causó tanto revuelo, sin embargo en los Estados Unidos muchísima gente se opuso a que algo así “llegara a sus hogares.” Esto es algo bastante contradictorio: si bien el juego ya estaba clasificado como “M” para mayores de 17 años, ¿cómo es que jovencitos de 14 osaban –junto con sus padres- que se modificara la clasificación que San Andreas había recibido? Un juego “M” es para mayores de 17 años y un “Adults Only” para los de 18 años, aunque en este casopodría decir que a veces nos dejamos llevar más por el revuelo y dejamos de lado la opinión propia.

 

Sexo virtual y sin restricciones

Bueno, casi sin restricciones. La comunidad de PC se ha caracterizado por ofrecer los contenidos más maduros, los más libres y abiertos. Plataformas como Second Life o Sociolotron han llevado la experiencia del entretenimiento virtual más allá, ofreciéndote un mundo con tantas posibilidades como tú lo imagines. Considero a Second Life como un lugar para mostrar tu alter ego –o verdadero yo- de una manera extrovertida pero sin caer en los límites. Sin embargo en el caso de Sociolotron podría caer perfectamente en la clasificación de una utopía mezclada con los distritos rojos en muchas partes del mundo: son aspectos muy reales pero dentro de un ambiente fantástico, lo cual puede causar conflicto a muchas personas que podrían no diferenciar entre la realidad y la ficción.

En Sociolotron puedes hacer de todo: prostituirte, drogarte, chantajear, asesinar, robar… Todo por supuesto con el riesgo de que tanto puedas hacerlo como que otro usuario pueda hacértelo. ¿Es tanto poder peligroso? En malas manos, sí. No hay que ser ingenuos, siempre habrá alguien que quiera aprovecharse de ti en el uso de plataformas como ésta, así que el mismo Sociolotron tiene sus recomendaciones: discernir entre lo virtual y la realidad, que se prohíbe el contacto con otros usuarios sin tu consentimiento, está prohibidísima la pornografía infantil y, por sobre todo, que no es una red social de citas. Es puro relajo. ¿Puedes con ello? No todos, pero bien es una opción fuerte para alguien que desee un mundo –casi- sin ataduras.

 

Comentario final

El qué tan preparado estés para la sexualidad y el sexo en un videojuego es responsabilidad tuya. La industria cumple su parte de clasificar los contenidos y, si bien no se han metido de lleno en ofrecernos esto en muchas entregas, títulos como Mass Effect, Dragon Age, The Witcher, Catherine y Singles han marcado pauta entre los jugadores. Tenemos la capacidad de elegir jugarlos o no, pero ojalá que no sea porque te dé miedo o temas el qué podrían decir tus amigos o en tu casa. Hay maneras inteligentes de incluirlo en tramas de grandes proyectos. Como leí por ahí: “si lo vas a hacer, hazlo bien.”

Créditos de imágenes:  Catherine HDMass Effect, Dragon Age Origins, The Witcher, Catherine, San Andreas