¿Necesitamos una "siguiente" generación de consolas?

Durante más de 40 años hemos presenciado la llegada de videojuegos en PC, en consola o en arcadias y recreativas, pero el avance de la tecnología suele ser siempre una determinante de lo que las consolas pueden o no otorgarnos, qué nos espera en esta octava generación de consolas.

La parte más emocionante de los videojuegos, según mi opinión es la diversión. Si un título no es divertido, no tiene sentido. Lamentablemente hoy en día esto es una industria, las formas de creación o no de las propiedades intelectuales se basan mayormente en los números. De igual manera sucede con las "Generaciones de consolas". 

Así pues, hemos visto el crecimiento de la industria en base a ocho generaciones de consolas de videojuegos. A partir de la segunda y hasta la sexta generación la división se vio basada en las capacidades de bus de Procesamiento, desde los 8 hasta los 128 bits. Al llegar a la séptima generación, esta división se cambió por lapsos, de tiempo entre cinco y seis años. La "Next Gen" (o siguiente generación) inició con el lanzamiento del Nintendo 3DS Playstation Vita en cuanto a consolas portátiles, mientras que en las de sobremesa el Wii U es quien ostenta el título de pionero. Dicho esto, nombrar al Playstation 4 y a la siguiente Xbox como consolas de "siguiente generación" es erróneo.

Ahora, transportándonos a la realidad y al "poder" gráfico que es por lo que más nos gusta dividir las generaciones de consolas, nos encontramos con una división abismal en lo que se refiere a "capacidades" Que si la tarjeta gráfica Nvidia, que si el procesador de 8 núcleos, que si la arquitectura x86 y un montón de términos que a mi gusto sólo se traducen en: "Verse Bonito"(ya sé, también están muchos otros aspectos -incluidos abajo-, sigan leyendo). Pero no hay que malinterpretar el verse bonito con la calidad de juego o con la falta de ella.

Aquí es donde coloco la interrogante para ustedes lectores: ¿Realmente necesitamos consolas más potentes?

Regularmente yo suelo calificar en los videojuegos los siguientes aspectos técnicos: Historia, Gráficos, Sonido y Gameplay, con los cuales se puede fundamentar un videojuego. Sin embargo lo más importante es el factor diversión. Los últimos juegos de generación como Tomb RaiderLast of Us y muchos otros nos entregan una calidad gráfica impresionante. Claro que comparadas con la calidad "ultra" de una PC poderosa de hoy día, se quedan cuando mucho a la mitad de la capacidad, pero hemos aprendido con títulos como FEZ, Minecraft, Journey, Retro City Rampage y básicamente toda la gama de juegos de Wii, que la potencia gráfica no hace necesariamente a un juego divertido, ni la falta de gráficos poderosos arruina una experiencia.

Puntos a favor de una generación de consolas más poderosas

Mayor cantidad de elementos en pantalla: permitiéndonos así escenas más nutridas de enemigos. Lo cual no necesariamente es algo que podamos manejar. Tal es el caso de Assassin's Creed, donde los enemigos toman turnos para golpearte.

Mejores Cinemáticas: esta es una de mis razones favoritas para estar a favor de una nueva generación de consolas, pero también puede tratarse de un retroceso, dado que un título con demasiados cinemáticas puede convertirse en una "película interactiva".

Menores tiempos de carga: sin duda es algo que todos ansiamos.

Mayores posibilidades de hardware complementario: uno de los grandes errores del Kinect de Microsoft no era el dispositivo, sino el propio Xbox 360, que lamentablemente, no era lo suficientemente poderoso para explotar las capacidades del dispositivo. Con las consolas de nueva generación se abre una nueva gama para diferentes dispositivos y capacidades.

Nuevos títulos y el regreso de IP's con gráficos acordes a la generación: los juegos nuevos continúan siendo lo más emocionante de cada generación de consolas, así como las nuevas ideas y los nuevos personajes, pero algunos románticos como yo estaríamos encantados de ver un Halo 2 HD REMAKE o un Resident Evil 2 con gráficos de RE 6 y cantidades estúpidas de zombies como en Dead Rising (claro que esto sólo es un fan service sin trascendencia).

Pero ya que no todo es miel sobre hojuelas también tenemos:

Los aspectos negativos de una nueva generación: 

El juego Online: utilizar una experiencia online permanente sería uno de los principales dilemas para la siguiente generación. Y no es el hecho de estar conectado, sino, como en el caso de Diablo III, que el título llegase a presentar problemas es la principal preocupación de muchos. El aumento de gráficos y de "conexiones" seguramente generará exigencias de ancho de banda que en muchos países es más que un sueño. Para mí fue frustrante no poder jugar Diablo III por más de 5 meses porque mi teléfono desinstaló el autentificador ligado a mi cuenta, lo cual devino en problemas para recuperarla y un sin fin de requisitos que odiaría volviese a suceder con mi Xbox Next.

Preocupación por gráficos y no contenido: cuándo algún título está demasiado orgulloso de cómo se ve el detalle gráfico de los personajes o el mundo que lo constituye, se pierde algo importante: la necesidad de que el título sea divertido o que tenga una trama interesante. Un claro ejemplo es Crysis, el cual nos permite ver cómo algo que podía desarrollarse mejor en otros aspectos, se ve minimizado por un énfasis excesivo en los gráficos.

Reciclaje de franquicias: Estamos hartos de seguir viendo a los mismos personajes UNA Y OTRA Y OTRA Y OTRA... vez. Es verdad que muchas sagas han conquistado nuestros corazones, como Silent HillResident EvilBattlefieldPokémonMetal Gear y un sinfín de títulos que nos entregan juegos cada año o menos (cof cof Assassins Creed cof), pero en realidad tenemos un límite en cuanto a abusar de nuestros gustos una y otra vez. Sí, lo digo por ti, Guitar Hero.

Aditamentos inútiles: cuyo uso se limite a hablarle a mi consola o ver los menús en mi mano. Sí, me refiero a ti Kinect o a ti tableta de Wii U. Generar aditamentos extras a las consolas deberían darle empuje a la misma, que cada título nuevo cree interacción con la misma, para así convertirse en un estándar dentro del mundo de los videojuegos, como alguna vez lo fueron los sticks o la vibración.

Gastar dinero al por mayor: con la llegada de nuevo hardware evidentemente tendremos que hacer una inversión inicial, y regularmente las primeras entregas de consolas suelen venir con fallas de fabricante aún no descubiertas (aros de la muerte, luces amarillas, Brick al actualizar... ya saben) así como su respectivo aumento en el software.

Seguramente ustedes tendrán más elementos negativos o positivos que argumentar, los invito a colocarlos en la parte de abajo.

Mi opinión personal es que la "innovación" de las consolas terminó con el Nintendo Wii: juegos divertidos que no mostraban necesidad de gráficos. Play Station 2 cimentó las bases sobre cómo generar IP's e historias envolventes, así como RPG's bien logrados. La Xbox vino a brindar el juego en línea innovador y necesario en aquellos entonces, pero hoy día, el abuso de esas prácticas y el relleno LITERAL del uso de dispositivos online, aditamentos y demás menesteres, ha llevado a la industria a un cauce de consumismo que está muy alejado de la idea de diversión.

Es verdad, venden diversión, pero diversión reciclada, falsa y olvidable. Para muestra, en los últimos 10 años, Microsoft ha tenido muy pocos juegos memorables (Halo, Forza, Gears...). Nintendo no ha generado ni la mitad de IP's que hace 20 años y Sony ha tenido un poco más de éxito, pero nada comparado con lo que hace 15 años realizaba con los videojuegos: personajes e historias tan impactantes y divertidas que hoy en día se siguen vendiendo versiones y remasterizaciones.

No es que sea un enajenado de "mis tiempos" o que me resista al cambio. Como todos, aprecio las bondades que podrían venir con una nueva generación de consolas, pero creo que ésta es la época dorada de la séptima generación. Este año salieron títulos increíbles  como Tomb Raider, DMC, Bioshock Infinite y muchos otros que están sacando el jugo a las consolas de generación actual, un par de años más con ellas nos habrían permitido desarrolladores menos preocupados por "experimentar" con las capacidades de las nuevas consolas y más enfatizados a generar dinámicas e historias mas atrayentes y divertidas.

Es inminente la llegada de la Octava Generación de consolas, de hecho, y por mero nombre, El Wii U ya es una consola de 8Gen, pero (y lo digo por experiencia) es una consola que previene lo que será ésta generación: Una generación sin alma, plagada de IP's recicladas, remakes, remasterizaciones y títulos empecinados en el Online.

Podemos ver al 3DS, el PS Vita y el Wii U como la antesala de lo que nos espera, revisen sus títulos y ni el 10% es una IP nueva. Sin duda, la generación "actual" traerá bondades y cosas que valdrán la pena, pero aquellos tiempos del NES o el PS1 donde casi toda la librería era una IP nueva ya no volverán, es comprensible, no es fácil reinventar el hilo negro, pero pudieron esperar un poco más.

En fin, negocios son negocios, ¿ustedes qué opinan?