Reseña - Ready Player One

¿Están listos para las referencias? Steven Spielberg nos demuestra, una vez más, que se puede seguir reinventando.
En el 2045 el mundo ya no es como lo conocemos y ahora lo que se busca, más que nada, es escapar y sobrevivir en OASIS, un mundo de realidad virtual lleno de referencias de la cultura popular. OASIS se ha convertido en la escapatoria de chicos y grandes. Ahí puedes ser quien quieras: desde crear tu avatar con cabello y piel de colores, o ser Chun-Li (de Street Fighter), Harley Quinn, hasta ser un terrorífico Freddy Krueger. Oasis es la escapatoria al caos que reina en el mundo real. 
 
Pero eso no lo es todo; el creador de Oasis, James Halliday (Mark Rylance), tras su muerte ha dejado un Easter Egg que podrá obtenerse tras resolver tres acertijos que están ocultos dentro del juego. Aquel que los resuelva en su totalidad se convertirá en el dueño de Oasis. No obstante, nadie ha podido encontrarlos, hasta que conocemos a un joven Wade Watts (Tye Sheridan), mejor conocido en OASIS bajo su user Parzival, gran fan de Halliday... Y de las referencias.
 
De esta manera, Steven Spielberg nos sumerge a una historia llena de guiños no sólo a la década de los ochenta, sino a las que siguen. En Ready Player One, Spielberg se sirve de su posición de "rey del blockbuster" para reinventarse y entretener, sin dificultad, a chicos y grandes. Demuestra una vez más que no le interesan historias enredadas, confusas y difíciles de entender, sino que su objetivo es entretener al espectador de manera sencilla, atiborrando la pantalla de acción e hipertextualidad. Demuestra que pese a las críticas negativas hacia películas de esta magnitud, éstas siempre son necesarias y no hay nada de lo cual avergonzarse. 
 
Visualmente, la película es un goce para quien la vea. Cuando hablamos que la película está plagada de referencias, justo éstas son las que se llevan el espectáculo visual, ya que se recrean de una manera tan fiel a cómo las conocemos que caemos en una fiesta repleta de CGI, pero del bueno incluso cuando se conjunta con el mundo real. Los efectos especiales están utilizados de una manera tan espectacular que el espectador se sentirá dentro de OASIS. Y mucho ojo al gran tributo que le hace a una de las películas más conocidas, respetadas y de culto de cierto gran director cuyo nombre no diré para no arruinar la sorpresa, pero eso sí, Spielberg le rinde tributo a lo grande. 
 
Sin embargo, el desarrollo de los personajes y algunos temas sociales que retrata -o intenta hacerlo- el filme es un poco flojo en algunos puntos. El meollo del asunto se centra en que la compañía IOI desea encontrar el Easter Egg para convertirse, de esta manera, en la empresa más poderosa del mundo. Para ello tiene a su disposición a los sixers, un ejército de jugadores que buscan hacerse de tan codiciado premio, liderados por Nolan Sorrento (Ben Mendelsohn), a quien no le importa el medio, sólo el fin. Si bien al inicio el personaje interesa e intriga, hacia la recta final de la cinta es seguro su destino e, incluso, molesto. Termina siendo un señor que le quiera entrar a las nuevas ondas para chavorruquear. 
 
Por otro lado, los personajes con los cuales se alía Parzival son por mucho los más interesantes y, a su vez, los que se desperdician en la segunda mitad de la cinta, a excepción de Samantha/Art3misa (Olivia Cooke) el interés amoroso del protagonista -justo la relación entre Parzival y Art3misa es la que, por ocasiones, deja a un lado a demás personajes o subtramas más interesantes, puede ser un poco color de rosa y molesta-. No obstante, Helen/Aech (Lena Waithe), Sho (Philip Zhao) y Daito (Win Morisaki) tienen sus momentos en pantalla y al final cumplen con su papel secundario. 
 
Al final, Spielberg nos recuerda el por qué es el rey de los blockbusters y por qué éstos son tan queridos e, incluso, necesarios en nuestra sociedad. Más allá de buscar nuevas maneras de contar una historia, el director cae en todos los clichés posibles, en todas las referencias, en todas las banalidades y justo eso logró que reinventara su trabajo, además de homenajear todas aquellas películas, música y videojuegos con los que crecimos. Ready Player One no es la mejor película de Steven Spielberg, pero sí es un referente de cómo el autor puede seguir siendo uno de los directores más importantes de todos los tiempos. 
 
 
Calificación: 4/5
 
Screens:
 
P.d. Creo es imposible captar todas las referencias viéndola por primera vez. De hecho creo es imposible reconocerlas todas. 
 
 


Twitter

Cinema

Facebook

Nuestros talentos
Muy pronto podrás estar en contacto con...

Con el Staff de Screen.

Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...