Reseña – Far Cry 5

Far Cry se aleja de esas tierras remotas para centrar su historia en Estados Unidos, cambiando también su forma de avanzar y contar su historia, pero ¿qué tan bien le habrán salido estos cambios a Ubisoft?

Ubisoft Montreal ha hecho tan buen trabajo con la franquicia de Far Cry que ya se ha posicionado como uno de los juegos más esperados de la compañía y aunque su última iteración, Far Cry Primal no fue lo esperado y tuvo una controversia con su mapa, pasó un buen tiempo antes de que nos dieran un nuevo juego con un número en portada y que prometía mucho.

Con nosotros o en nuestra contra

Primeramente, ¿de qué trata Far Cry 5? A diferencia de otros juegos de la franquicia que se desarrollan en tierras remotas, estaremos en un pequeño poblado de Montana llamado Hope County, en donde hay un culto religioso extremista que se dedica a vociferar que se acerca el fin del mundo y que sólo ellos podrán liberarlos del fatal destino. El culto se encuentra controlado por la familia Seed, compuesta por cuatro hermanos que no serían un gran problema, si no es porque su secta se ha estado expandiendo mucho y han estado armándose hasta los dientes.

Es por lo anterior que la policía lleva una orden de arresto contra Joseph, el líder de la nueva religión y que se hace llamar “El padre”. Tú eres un novato que va dentro de ese grupo de policías y eres el responsable de arrestar al padre, sin embargo y para sorpresa de todos, la situación se sale de control y todo sale mal; por suerte (imagínense si no), sales vivo de la trifulca pero tus compañeros son raptados por cada uno de los otros tres miembros de la familia, los cuales debes ir a salvar antes de que les apliquen el lavado de cerebro permanente que sólo ellos saben hacer.

Te maltratamos porque te amamos

Hablando individualmente de estos sujetos, el juego hace un gran trabajo para diferenciarlos entre ellos, pues cada uno tiene un territorio y métodos muy distintos de persuasión. John Seed es el bautista que se dedica a darle un nuevo inicio a la gente a base de intimidación y tortura, removiendo los pecados a la fuerza. Jacob Seed es un soldado que está reuniendo al ejército perfecto para derrocar a todos aquellos que se opongan a sus ideas, aunque hay una regla: los fuertes sirven al propósito pero los débiles deben ser eliminados. Finalmente, pero no menos importante, Faith Seed, llamada “la sirena” porque a diferencia de sus hermanos, ella usa su voz para engatusar a la gente y que haga lo que ella quiera, bueno, con ayuda de una flor que droga a quien sea.

La diferencia de este juego con sus antecesores es la forma de avanzar en la historia, pues el territorio está divido en tres islas controladas por los hermanos. Para enfrentarnos a ellos es necesario cumplir misiones que nos darán puntos de resistencia, los cuales llenarán una barra de resistencia y al completarla, hará que al regente en turno se le reviente una vena del coraje y vaya a enfrentarnos directamente. Durante el progreso de dicha barra, el hermano en turno nos raptará y tratará de someternos con sus métodos, lo cual hace muy interesante al sistema y hace que uno esté al pendiente de lo que está haciendo y en qué momento llegará el coco.

Ok, tal vez no luzca como el coco pero es igual de mala

Desgraciadamente este método no sale bien del todo ya en la práctica, pues los raptos llegan en un punto determinado de la barra de resistencia y aunque al principio existe un sentimiento de angustia porque ya vienen por ti, este sentimiento se pierde al ser raptado varias veces, y teniendo en cuenta que serán tres por cada hermano, al final la emoción se pierde un poco. Peor todavía es que estos raptos van a suceder sí o si y no importa donde estés o lo que estés haciendo, pues si esto pasa mientras estás en el páramo, se siente natural, pero imagínense recibir un flechazo mientras están en un vehículo aéreo o realizando otra actividad, situaciones que sufrí y que me sacaron de la experiencia.

Otra cosa que no acabó de convencerme es que para continuar con la aventura, el protagonista necesita escapar, pero teniendo en cuenta que te secuestran nueve veces, hay unos escapes que no acabo de explicar cómo sucedieron y otros tantos hay que justificarlos, pero bueno, videojuego al fin y al cabo y diré que fue gracias a la magia de los microchips. A pesar de todo, el método de contar la historia es refrescante y me agradó mucho, sólo creo que hay aspectos por mejorar.



Twitter

Cinema

Facebook

Nuestros talentos
Muy pronto podrás estar en contacto con...

Con el Staff de Screen.

Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...